miércoles, 21 de julio de 2010

ROCIO CHICO 2010.

Escrito por Manuel Galán Cruz / Revista Umbrete / 2010


Por gentileza del propio autor, Manuel Galán Cruz, publicamos hoy, en la sección dedicada a los artículos del recuerdo, el que se ha publicado este mismo año en la Revista de la Hermandad del Rocío de Umbrete.

Manuel Galán, historiador del arte que prepara en la actualidad una tesis doctoral basada en las tres Ermitas del Rocío, nos habla en su artículo de los doscientos años que se cumplen en el presente 2010 del conocido Rocío Chico.

Como siempre deseamos que disfruten con su lectura.

El Rocío Chico. Bicentenario de los hechos que propiciaron el voto de acción de gracias a la Virgen del Rocío.

La historia de la devoción rociera está llena de hechos que no dejan de apasionar por más que el tiempo pase, y al mismo tiempo reflejan la limpia devoción del pueblo que siempre miró a la Virgen María bajo la advocación del Rocío, como quien mira a una madre para pedir ayuda en momentos de sufrimiento y aflicción. Son por tanto, muestras de la relación materno-filial de esta devoción mariana para con los pueblos que la veneran.

En este año de 2010 se van a cumplir doscientos años de los hechos acaecidos en la madrugada del 19 de agosto y que motivaron que tres años más tarde, en 1813, el pueblo de Almonte proclamara el voto de acción de gracias que hoy conocemos como “el Rocío Chico”.

En 1808 las tropas francesas entran en la Península Ibérica con la intención de tomar la nación española. En enero del siguiente año la Virgen del Rocío es llevada hasta Almonte para que la población le pidiera su celestial mediación ante las dificultades con las que tenían que vivir. En febrero de 1810 el príncipe de Aremberg, ordena que desde Almonte vayan a la vecina localidad de La Palma del Condado los cabildos secular y eclesiástico para prestar juramento al nuevo rey, José I, hermano de Napoleón Bonaparte. Este mismo personaje, el príncipe de Aremberg, unos días después, manda hasta Almonte un emisario para reclutar tropas y caballos, a lo que la población responde apresándolo, pero viendo ésta que las tropas francesas se iban haciendo con los diferentes lugares, lo liberaron a cambio de guardar silencio ante sus superiores, algo que éste no hizo, lo que motivó que el propio príncipe mandara que “cien Dragones de su ejército viniesen a castigar al pueblo rebelde de Almonte y cumplieran los sanguinarios decretos del Rey intruso”. Este castigo fue sustituido por la aportación del pueblo almonteño de hombres y animales para la guerra. Más tarde, ya en la primavera del mismo año de 1810, el ejército francés establece en el núcleo de la población la Milicia Cívica, obligando al pueblo a duras órdenes, hasta que éste se levanta en contra de los extranjeros. Esta actuación enfureció a los superiores, en este caso al mariscal Soult, quien envió al capitán Doseau para alistar a todos los varones almonteños cuyas edades estuvieran comprendidas entre los 15 y los 60 años. Este capitán estableció el cuartel en la actual calle El Cerro, en la casa de la familia Cepeda (Lám. 1), estando allí con 88 soldados, y hasta allí se dirigió un grupo de 39 almonteños unidos por el

amor


a su patria, los mismos que dispararon a través del portón de la casa (Lám. 2), atravesando la bala la madera e iniciándose una trifulca que acabó con la vida del propio capitán y otros 5 soldados.

Ésta fue la gota que colmó la paciencia del ejército francés, que fue enviado a la Villa de Almonte para “saquear, degollar e incendiar” la población. En estos momentos es cuando el pueblo almonteño dirige nuevamente la mirada hacia su Patrona y ruega divina protección.

El castigo nunca llegó a ejecutarse por no llegar los 800 infantes del ejército contrario, pues, a la altura de Pilas, fueron avisados para retroceder. Esto ocurría en la madrugada del 19 de agosto de 1810, y para recordar que la Virgen del Rocío, esa noche obró a favor, una vez más, del pueblo que la tiene por Patrona, tres años más tarde se institucionalizó “voto formal y expreso, por sí y en nombre de los que le sucederán en adelante, para siempre jamás, de pasar en la madrugada de día diez y nueve de agosto de este año y de todos los venideros, a la ermita de Nuestra Madre y Señora, a cantar una solemne misa en acción de gracias”, lo que se conoce como “el Rocío Chico”.

Quizás esta demostración de fe por parte del pueblo almonteño fuera tomada por los peregrinos que cada año se acercaban por Pentecostés, animándolos a peregrinar hasta su ermita constituidos en hermandades, y de ahí que inmediatamente después de estos hechos se crearan las hermandades del Rocío de Triana y de Umbrete, sirviendo éstas de abono de la devoción mariana rociera en todo el Aljarafe.

Manuel Galán Cruz
Historiador del Arte

2 comentarios:

Manuel dijo...

"Por gentileza del propio autor, Manuel Galán Cruz, publicamos hoy, en la sección dedicada a los artículos del recuerdo, el que se ha publicado este mismo año en la Revista de la Hermandad del Rocío de Umbrete.

Manuel Galán, historiador del arte que prepara en la actualidad una tesis doctoral basada en las tres Ermitas del Rocío, nos habla en su artículo de los doscientos años que se cumplen en el presente 2010 del conocido Rocío Chico.

Como siempre deseamos que disfruten con su lectura".


Esta introducción veo que está copiada íntegramente de PERIÓDICO DIGITAL ROCIERO, cuya dirección es la siguiente:
www.periodicorociero.es

Supongo que es la fuente de donde habéis tomado el artículo, que es precioso, pero es importante poner siempre de dónde procede lo que cogemos.

PILAS 1650 dijo...

Si señor, es cierto, mi gran amigo y querido rociero Manuel Galan así me lo comunica al igual como hace de sus amigos las cosas que dedica con devoción a la Santisima Virgen y a la propagación de la Fe en su Bendito Hijo.
Esto mismo me ocurria con Don jose Maria Gonzalez de Quevedo, cunado le hize referencia a unos versos suyos, y El en su humildad me contesta que no son cosas suyas, "son cosas de ellas y por lo tanto de los rocieros".
La noticia o trabajo pertenece a Manolo Galan,publicado en el boletin de la hermandad de Umbrete, por lo tanto ya publico, si en esta pagina, no hago referencia a periodico digital, es por respeto a mi AMIGO, Manuel Galan, y a la Hermandad de Umbrete , que si aparece la fuente.
pido disculpas si molesto la informacion, pero como hice referencia antes a las palabras del padre Quevedo, son tuyas, de todos, porque en definitiva son " COSAS DE ELLA".